Audi gana por segunda vez las 24 Horas de Nürburgring

El Audi #4 le da su segunda victoria a la firma de Ingolstadt, con récord de vueltas incluido

Echemos la vista atrás. Empezamos a cubrir las 24 Horas de Nürburgring hace siete años, el año en el que Audi lanzó su R8. La versión de carreras GT3 (la LMS) nacería para la temporada 2009. Desde aquel mismo año, la firma de los cuatro aros se quiso adueñar de una victoria en las 24 Horas de Nürburgring, coto privado y casi exclusivo de BMW y Porsche.

Durante muchas temporadas, los R8 se demostraron tremendamente rápidos, pero al mismo tiempo, completamente fallidos. El uso de la electrónica del coche de serie, mal emparejada con la electrónica del cambio secuencial de carreras, les generaba multitud de problemas electrónicos que los dejaba tirados.

El bochorno fue tal que finalmente la gente de Ingolstadt se decidió a ponerse seria con el asunto, y en 2012 presentarse con una versión renovada que, manteniendo la velocidad, logró acabar la carrera y conquistarla con cierta solvencia.

El problema es que los organizadores apuntaron bien todo lo visto, y empezaron a ecualizar las prestaciones del R8 con el resto de coches de parrilla: Ya no se les podía dejar ser "un poco más rápidos", porque podían tener ventaja competitiva ahora que acababan carreras. Así en 2013 fue Mercedes-Benz la que se llevó el gato al agua, con un SLS AMG que también nació con problemas de diseño (se merendaba ruedas constantemente) y que poco a poco se fue refinando hasta ser una máquina competitiva.

See video
 

PRIVACY POLICY AND TERMS OF USE CONTACT CUSTOMER SERVICE SEND US YOUR TIPS